Blogia

Un Mundo en 4D

prueba

prueba

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¡¡¡¡Nos mudamos!!!

Después de un año habitando los archivos de Blogia, UN MUNDO EN 4D migra a Blogspot. Nuestra nueva dirección es http://unmundoen4d.blogspot.com

Ya os esperamos allí con una entrevista a Javier Sampedro, científico y periodista de EL PAÍS.

 

 

Una historia del Oeste. Por Tostadora

Una historia del Oeste. Por Tostadora

        El borracho había dejado repentinamente de beber (y cantar) mientras secaba con sus dedos las gotas de sudor que nacían en su sombrero de cowboy y morían en la frente. Mientras, un muchacho pelirrojo de unos catorce años, rodeado en la barra del saloon por varios vasos de aguardiente vacíos respondía al camarero:

 

-Is that so? ´Cos I´m Bill Harrington, from New York. (¿De veras? Pues yo soy Bill Harrington de Nueva York.)

 

El comienzo de esta historia no recoge la ortodoxia del Far West, disparar primero y hablar después. Pero esa es la belleza de las artes narrativas: la posibilidad de dar saltos en el tiempo para hacer entender mejor una historia (o, siendo totalmente sinceros, para hacerla entender como al narrador le dé la gana). Y según la Física, es algo totalmente legítimo pues el tiempo quizás solo fuera una ilusión humana ya que parece que todo, pasado, presente y futuro, sucede a la vez.

 

Anochece en Llano Estacado y un mejicano grande y gordo, empachado de revólveres, entra en el bar saludando a todas las putas madres de los allí presentes. Es Belisario Villagrán, de Chihuahua. Uno de los pistoleros más respetados, y por tanto temido, de aquel lado de la frontera. El silencio resuena como eco del miedo y aunque el borracho sigue cantando, ahora lo hace en un murmullo ahogado. Belisario observa una sala vacía de agallas, esta noche no habrá ninguna nueva muesca en el revólver, se lamenta.

 

De repente, un sonido semejante al de un martillo golpeando en una robusta mesa de madera, cruza la habitación a la vez que unos cuantos gramos de plomo. Villagrán cae fulminado. No será necesario un segundo disparo. Un chico pelirrojo y lleno de pecas enfunda un arma que todavía humea y prosigue su conversación con el camarero.

 

-Is that so?...

 

Entre vítores alguien se acerca al chico y le dice que semejante muerte merece ser marcada en el revólver. Bill responde que “no vale la pena anotar mejicanos”. Bill era todavía un niño cuando mató a Villagrán, pero ya era Billy El Niño.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pezones estadísticos. Por Tostadora.

Pezones estadísticos. Por Tostadora.

    Esta página es por ahora una bitácora humilde. Tenemos nuestro público y poco a poco se va incrementando. Además, las nuevas incorporaciones ya están trabajando para ayudarnos a crecer y en os próximos días veréis los resultados en forma de un blog mucho más profesional y completo.

 

            Pero el tirón que tiene esta página es extraño. Tenemos un número más que respetable de seguidores habituales, pero el mayor tráfico de lectores lo proporcionan las búsquedas realizadas en Google –las otras formas de llegar a esta página es mediante enlaces alojados en otras webs o escribiendo directamente la dirección del blog-. Como ya dije en otro artículo, podemos ver  la palabra clave que ha introducido el internauta en el motor de búsqueda.

 

            Comenté aquí hace un par de semanas que me llamó la atención que un navegante buscara “los pezones más grandes del mundo”. Ese artículo llego a una página llamada “Escolar.net” donde tuvo una cálida acogida junto a otras noticias como “Mick Jagger se aumenta el pene con picaduras de abejas”. ¿Qué ocurrió? Pues que el texto tuvo bastante éxito y muchos lectores de Escolar.net –una página curiosa, amena y divertida, visitadla si podéis- vinieron hasta M4D a leer sobre aquellos pezones, lo que aumentó el tráfico en ese artículo en concreto. Esto hizo que al tener cada vez más visitas y links fuera mejorando su posición en todas las búsquedas sobre pezones, hasta llegar a una situación en que la mayoría de las búsquedas que encuentran esta página tienen algún tipo de relación con ellos.

 

            He aquí las estadísticas de búsquedas sobre pezones en el último día:

 

            -A 13 navegantes les interesaban, únicamente, los PEZONES (sic), sin más.

           

            -6 buscaban “pesones grandes”. La “s” no es una errata mía.

 

            -5 esperaban encontrar  “pezones grandes”.  ”. Me pregunto si lo que buscan es la teta que hay detrás. Quizás sea una estratagema para buscar pechos gigantes.

 

            -Otros 5 aspiraban a más buscando “los pezones más grandes”. También podría ocurrir que fueran niños buscando alimento.

 

            -2 almas de Dios querían “PESONES MAS GRANDES”. ¿Más grandes que qué?

 

            -2 pusieron “pezones mas grandes”. Estos son más discretos que los otros dos y están más puestos en ortografía.

 

            -2 querían “pezones muy grandes”. ¿Pero grandes en diámetro o en longitud?

 

-2 deseaban “grandes pezones”. El utilizar el adjetivo como epíteto indica una sensibilidad especial. Seguramente buscaban relatos eróticos.

 

Ahora vienen los que buscan la excelencia:

 

-2 internautas querían ver “los pesones mas grandes delmundo”. Grissom diría que escribir la “s” por la “z” y la palabra “delmundo” indica cierta urgencia.

-2 más escribieron “los pezones mas grandes del mundo”. Estos están más calmados que los anteriores. Quizás estuvieran haciendo una tesis.

 

-Mención especial para aquel que buscó “LOS PEZONES MAS GRANDES DEL UNIVERSO”. Es decir, más allá de Orión y todo. No le interesaban los de la ballena azul siquiera. El quería la teta que dio de mamar al big-bang o algo así. Quizás su idea de Dios sea la de un gran pecho gigante. Este ¿hombre? debería ser contratado por el departamento de mercadotecnia del Vaticano.

 

Resumiendo: 41 búsquedas sobre pezones de 77 totales en las últimas 24 horas. Más del 50%. Este es un blog que versa sobre ciencia y cultura y no hemos puesto una sola imagen de un pecho. ¿Cómo hemos llegado a esta situación? ¿Por qué tantos buscan pezones y no pechos? ¿Por qué –ésa es otra- la mayoría son de Uruguay? ¿Es que allí las tetas son romas? Rogaría que algún buscador de pezones arrojara luz sobre el tema.

 

Otro día hablaré del que buscaba “patrones para Buzz Light Year”.

Historia rimada del ajedrez. Por Egeria.

Historia rimada del ajedrez. Por Egeria.

Recuerdo unas vacaciones con mi familia en Jaén hace bastantes años. Como siempre fui un poco corto tenía que hacer esos libritos que tanto nos apasionaban a todos, “Cuadernos Santillana” (¡Sí, sí! Esos que por mucho que en los anuncios de la tele los pintasen como unos ejercicios erótico-festivos serán la causa de mi úlcera estomacal en un futuro no muy lejano). Pero de todo se acaba sacando algo bueno y de los dichosos cuadernos saqué que alguna asignaturilla he conseguido aprobar en mi vida y una leyenda sobre el creador del Ajedrez:

 

“Érase una vez en un país muy lejano llamado China,

había un Emperador que estaba aburrido pese a harenes y concubinas.

Dijo a todo su pueblo que quería un juego nuevo y apasionante,

Al que consiguiese crearlo lo cubriría de riquezas rebosantes.

 

Y por todo esto apareció un súbdito con un tablero de 64 casillas

Reyes, reinas, alfiles, caballos, torres y peones eran las figurillas.

 

¡Por las escamas del dragón! Dijo el Emperador,

¿Cómo un juego así se le ocurrió a un pescador?

 

- ¿Qué riquezas quieres por este favor, hijo?

- Mi petición es humilde, señor – dijo. -

Quiero dos granos de arroz por la casilla primera,

El doble en la segunda y el doble en la tercera,

Lleguemos a 64 y la cifra será certera.

 

- ¿Me pides siempre el doble que en la casilla anterior?

Me pides poco, será tu amor al Emperador!

- Ciertamente poco pido, mas ¿cuándo se me dará mi pedido?

- Llamaré a mi contable, te daré lo pedido y con honores serás despedido.

Haz los cálculos, contable Choi Pi, ¿cuantos granos son? Dime.

- Son 18446744073709551616 granos, aunque no rime.

 

- ¡Por las barbas del Dragón! ¡No hay tanto arroz en el mundo!

He sido engañado por un asqueroso pescador inmundo.

- ¿Qué ordena que hagamos ahora alteza?

- No hay otra salida, ¡Qué le corten la cabeza!

Siglo III a.C: Aníbal Barca vs SPQR Cáp. III de III. Por Tostadora

Siglo III a.C: Aníbal Barca vs SPQR Cáp. III de III. Por Tostadora

Volvemos de nuevo a la época de la segunda guerra púnica, concretamente al año 216 a.C. Los cartagineses habían llegado a la península itálica dando un histórico rodeo para evitar el encuentro con las tropas romanas. Desde su Cartago natal (actual Túnez) desembarcaron en la costa este de Hispania, donde habitaba el orgulloso pueblo íbero, dirigiéndose al norte hasta llegar a los Alpes. Allí, Aníbal sufrió unas dramáticas condiciones climáticas y algún problemilla de logística con sus elefantes.

 

Cuando llegó a Italia, las fuerzas de los contendientes estaban ligeramente descompensadas. Eran algo así como 15 a 1 a favor de Roma. ¿Pero qué son quince legionarios para alguien que cena bebes romanos y se bebe la sangre de las doncellas latinas? Al menos eso era lo que se rumoreaba por el Circo Máximo.

 

Lo cierto es que Aníbal no era para nada un salvaje sediento de sangre, como se han encargado de pintárnoslo los historiadores del bando vencedor. Era un hombre sensato y brillante. Seguramente el mayor genio militar de la historia, muy por encima de Alejandro Magno. Porque si bien el macedonio contaba con el mejor y más preparado ejército de su tiempo, no se puede decir lo mismo de las huestes de Aníbal. No eran malos guerreros los cartagineses pero no tenían la preparación de los romanos. Y si añadimos que una parte importante de su ejército eran mercenarios, cuya principal característica solía ser su comportamiento anárquico, pues llegamos a la conclusión de que el general cartaginés hubiera dado un riñón por un trankimazín o un dedo por un somnífero.

 

La farmacología no se encontraba muy desarrollada por aquel entonces, por lo que Aníbal, si quería conciliar el sueño, tendría que preparar las batallas como nadie antes lo había hecho. Su estilo se basaba en aprovechar cada una de las pequeñas ventajas que el terreno le podía conceder. Ahora te escondo la caballería en un bosque, luego te pongo a los arqueros en una colina o te hago un sandwich (o bocata de calamares a la romana) cuando cruces un puente.

 

Los romanos no han pasado a la historia por su juego de cintura –tampoco por su mano izquierda ni por su pensamiento lateral- lo que les provocó severas derrotas. Imagínense un boxeador de 180 kilos que sólo sabe dar un golpe: por ejemplo, el directo con la derecha. Si te da, te saca la nariz por la nuca. ¿Qué haría un púgil de 95 kilos escasos? Primero cubrirse la cara. Segundo, poner en práctica el juego de piernas, moverse, danzar como una mariposa. Tercero, lanzar muchos golpes, no muy potentes, pero desde diferentes ángulos, como una avispa. Todo esto hará que el obeso mórbido tenga que moverse si le quiere dar una galleta. Y no es tan fácil manejar semejante cantidad de arrobas.

 

La inteligencia de Aníbal y la movilidad de sus tropas masacraron a los romanos en las primeras batallas. General que se enfrentaba al cartaginés, general que fracasaba. Por lo que desde el senado se vieron forzados a tener dos buenas ideas seguidas. Una era que si Aníbal aprovechaba siempre las ventajas que ofrece el terreno, se plantearía la batalla en algún lugar completamente llano y pelado. La otra consistía en que si ejércitos mayores que el cartaginés habían perdido pues se mandaría otro MUCHO mayor que los demás.

 

Se eligió Cannas como escenario y hasta allí se fueron los comandantes Cayo Terencio Mario Varrón y Paulo Emilio con 90000 soldados que se enfrentaría a los 30 y tantos mil que ponía Cartago. Cuando a Aníbal le llegaron noticias de lo que se avecinaba se dio cuenta de que la retirada era prácticamente imposible, pues en caso de huída podrían acabar acorralándolos, mientras que si mantenían la posición en Cannas tendrían al menos una oportunidad. Hay que decir que esa oportunidad sólo la vería él. Si alguien se encuentra en un descampado con una pandilla de ocho o nueve manguis lo primero que piensa no es: “En vez de huir y saltar la valla como pueda, me voy a quedar aquí, en el centro, para ver si puedo rodearlos”. Es decir, ¿te parece difícil saltar la valla pero no acorralar tu solo a una pandilla de navajeros? ¿Cómo ha podido la evolución dotar a alguien de tales mecanismos para la supervivencia? Porque lo que sabemos según los textos es que Aníbal no tenía parientes de Bilbao ni alrededores. Al final resulta que no sólo se comía los bebés crudos el cartaginés este, sino también a las doncellas con ajuar y todo.

 

Antes de comenzar, los romanos ocuparon casi todo el ancho del campo de batalla con una profundidad de varias líneas. Aníbal extendió a los suyos hasta ocupar la misma extensión horizontal pero sin ninguna profundidad. Visto desde las alturas se observaría un rectángulo y una raya peleando. Es decir, contra la pandilla de chorizos tu lo que haces es abrir los brazos. “Así no te rodean, Patxi”.

 

Los cartagineses colocaron a sus tropas más débiles, la infantería gala e íbera, en el eje central y a la caballería por las alas. La idea era que el centro retrocediese mientras por los laterales se iba ganando terreno. Pero aquel, al ser tan débil, corría el riesgo de romperse, lo que resultaría fatal si se quería sobrevivir. Por lo que Aníbal decidió meterse en todo el meollo. Así dirigiría de cerca la parte más endeble de su ejército a la vez que les aportaría moral. El riesgo consistía en que, al estar el general en medio de la contienda, si lo herían o mataban significaría la perdición cartaginesa. Pero eso no pasaba por la cabeza de uno de Amorebieta, por Dios, no. ¡Si lo que voy a hacer es rodearlo, me cagüen...!

 

Siguiendo el plan del jefe, los iberos y galos comenzaron a retroceder mientras la caballería iba ganando terreno por las bandas. Los romanos al ver que avanzaban fueron cogiendo moral. Por el ala izquierda, la caballería númida ganaba a la romana, mientras que por la derecha estaba sufriendo bastante para doblegarla. Así que Aníbal decidió que parte de los jinetes de la derecha pasaran a la izquierda por detrás de las líneas de infantería para pillar a los romanos por sorpresa.

 

Cuando fueron derrotadas las alas romanas, los cartagineses habían formado una “U” con las líneas de sus tropas, quedando dentro de ella la inmensa totalidad del ejército contrario. Los caballos cartagineses giraron y acabaron formando una “O”, por lo que Aníbal había conseguido rodear a los romanos. De esta forma la ventaja numérica del contrario se quedaba en nada pues se encontraban tan apretados que ni siquiera podían desenfundar la espada. Algunos morían por aplastamiento sin haber entrado en combate. Incluso el comandante Paulo Emilio fue degollado (y eso que a los generales romanos les gustaba verlo todo con perspectiva. Como todo el mundo sabe, para tener una mejor perspectiva es necesario alejarse un poco y, a veces mucho, del objeto en cuestión).

 

De los 90000 mil romanos sobrevivieron unos 8000. Por parte de los cartagineses, de los primeros 35000 quedaron 31000. No está nada mal para un vasco.

 

 

Aclaraciones. Por Tostadora

Debido a que han llegado quejas a nuestro departamento de atención al cliente, Un mundo 4d ha decidido aclarar todas las dudas que encierran los últimos artículos:

 

Artículo “De la serie: curiosidades reales dramatizadas…”

 

1-Julius Althus fue un cirujano inglés del siglo XIX que alcanzó una notable fama, entre otras cosas, por un tratado contra la impotencia. En él mostraba su experimento que es tal y como se explica en el artículo.

 

2-La frase en cursiva está tomada textualmente de su opinión acerca del tratamiento que él mismo proponía.

 

3-La conversación es ficticia por completo pero creemos que, seguramente, no habrá muchas diferencias con las reales.

 

 

Artículo “El jefe final de fase..”

 

1-En cristiano: La conjetura de Poincaré, a grandes rasgos, explica que todo objeto en 3 dimensiones que esté cerrado y conexo entre sí es una esfera (más o menos deformada) y que teóricamente debería tener una análoga en un espacio de 4 dimensiones. Es decir, una lata se puede convertir en una esfera en nuestro mundo y “traducirla” a un universo que contenga 4 dimensiones. Era una conjetura hasta que Perelman la resolvió en un trabajo de 473 folios.

 

Artículo “El penalti”

 

1-La liga vaticana existe.

 

2-También existen los equipos “Redemptoris Mater” y “Universidad Lateranense”.

 

3-El anterior fin de semana a la publicación del artículo habían jugado ambos equipos la final que se decidió con un penalti injusto en el último minuto.

 

4-Matiocco existe y sus fans le cantan “juegue bien, juegue mal, Matiocco cardenal.”

 

5-Bruno Toravia no existe. Es que me fue imposible encontrar quién tiró el penalti.

 

6-Fue gol.

 

 

 

 

 

De la serie: Curiosidades reales dramatizadas. Capítulo 1: Yo te curo la impotencia, tú tranquilo. Por Tostadora.

De la serie: Curiosidades reales dramatizadas. Capítulo 1: Yo te curo la impotencia, tú tranquilo. Por Tostadora.

Inglaterra. Noviembre de 1888. Despacho del cirujano Julius Althus.

 

-Entonces doctor, ¿puede curarme la impotencia?

 

-Of course, mi querido amigo –dijo el doctor Althaus mientras daba un último sorbo a la taza de té, con su meñique erecto-. Supongo que sabrá usted que tengo escrito un tratado sobre la cura de la flacidez “priapal”.

 

-Si, he oído que es un éxito en el barrio de Whitechapel.

 

-Me va a hacer sonrojar… Yo no diría tanto un éxito de ventas. Es más… una contribución, como ninguna otra en la historia de la humanidad, al orgullo masculino.

 

-¿En qué consiste la cura?

 

-Túmbese en la camilla, querido amigo, y desnúdese de cintura para abajo.

 

-¿Así?

 

-Si, no se mueva. Esto que tengo en la mano es un ánodo. Si me permite se lo voy a introducir en la uretra.

 

-Escuece un poco.

 

-No se preocupe, si se realiza con habilidad, este procedimiento algo complicado no es del todo desagradable… Ya está. Gírese. Ahora le voy a ensartar… Disculpe, quería decir insertar un cátodo en la región lumbar.

 

-¿Y esto va a hacer que vuelvan mi erecciones?

 

-No. Lo hará la corriente eléctrica. Dependiendo de cómo de obstruidos estén los conductos tengo que aplicar una carga diferente.

 

-¿Y cómo están los míos doctor?

 

-Muy obstruidos.

 

Althaus pulsó un botón rojo.

 

-AAAAAAAAAAAAAAAAAAGGGGGGGGGHHHHHHHHHHHH

 

-Aguante, ya queda poco.

 

Althaus paró la descarga. Un humillo negro salía del pubis del paciente.

 

-¿Cómo se siente?

 

-¡Mire! Estoy… está… ¡tieso!

 

Ambos se fundieron en un abrazo, no especialmente efusivo, pues los separaban unos irreductibles 12 centímetros.

 

A lo largo de su carrera Althus cosechó más fracasos que triunfos.

 

Y, curiosamente, su porcentaje de éxitos coincide con el de población con tendencias sexuales masoquistas.

 

 

 

El jefe final de fase vive entre cuatro dimensiones. Por Tostadora

El jefe final de fase vive entre cuatro dimensiones. Por Tostadora

Perelman apretó el botón del interfono.

 

-Dile a Tostadora que pase.

 

La habitación era un lugar extraño para el visitante. No era el desorden. No era Perelman. Eran las cuatro dimensiones que confinaban el espacio. Imagínense lo que siente un ser de sólo tres ejes cartesianos. Las leyes de la perspectiva cambian, pero no sólo físicamente, sino que afectaban a todos los ámbitos de la realidad. Por ejemplo en un mundo de tres dimensiones los problemas tienden a verse desde el bipartidismo . Pero al agregar una dimensión más al entorno los puntos de vista se multiplican . Porque las dimensiones actúan entre sí no de forma aritmética, sino exponencial. Por lo que la mente de un ser humano 3d sufre una transformación muy dolorosa cuando las ecuaciones que resuelven la conjetura de Poincaré actúan sobre la carne.

 

Afortunadamente había dispuesta, justo antes de la puerta, una escafandra 4dInTo3d. Ya saben, el traje inventado por Perelman que mantiene las tres dimensiones dentro de él, pero que se adapta a las cuatro del exterior. Lamentablemente, tenía el aspecto de un equipo de buzo de los años cincuenta, pero el genial ruso esperaba cerrar un acuerdo con Versace para mejorar su estética. Los modistos le habían prometido convertirlo en una vestimenta “funcional pero elegante, con un toque casual (pronúnciese en inglés) pero distinguido”.

 

Tosty avanzó hacia la mesa y se quedó de pie. Perelman le miró con la condescendencia que se tiene con alguien que va vestido como los extraterrestres de las películas de ciencia-ficción de los 40.

 

-¿Cómo va el blog?

 

- Eh… Muy bien, si… Señor. Uhm… esto… berjkkkk –Tostadora echó las tostadas del desayuno, ya digeridas, dentro del traje-. Perdón, quería decir que el blog va chachi.

 

-¿Chachi?

 

-Si, si… Muy bien, eso creo. En apenas dos semanas estamos cerca de las mil visitas y esperamos que mejore en un corto plazo.

 

-¿Y cómo vais a conseguir que mejore?

 

-Pues… Hemos fichado a un joven dibujante para ayudarnos con la estética de la web. Tiene un estilo tétrico muy interesante, creo…

 

-¿Y qué más?

 

-Estamos en conversaciones con un químico que se dedica al diagnóstico de enfermedades genéticas del metabolismo para incorporarlo como redactor. No sé si al final aceptará, pero creo que puede ser una contratación importante.

 

-Perfecto.

 

-Y tenemos apalabrada una entrevista con Javier Sampedro, el periodista-científico de “El País”, para la próxima semana.

 

-Excelente –dijo Perelman mientras juntaba las dos manos tocando sólo la punta de sus dedos-.

 

-Bjeerrrk –Tost era ya un grifo de bilis-.

 

-Puedes retirarte. Buen trabajo.

 

-Gracias, eh… señor.

 

-Y, por favor, quédate la escafandra.

 

El penalty (historia del oráculo que todos llevamos dentro). Por Tostadora

El penalty (historia del oráculo que todos llevamos dentro). Por Tostadora

Último minuto de la final de la “Clericus Cup” (la liga vaticana) entre el Redemptoris Mater y la Universidad Lateranense. Un jugador del Red Mat cae en el área fulminado por una patada que la moviola revelará inexistente. El árbitro pita penalti y se forma un corrillo alrededor de él. Los jugadores se empujan y se escapa alguna colleja. El movimiento de los labios revela que más de un jugador deberá pasar por el confesionario al término del partido. “Levántate y anda” le dice el defensa al extremo caído, pero la decisión está tomada. Pena máxima.

 

El encargado de tirar el penalti es Matiocco, el jugador más popular del equipo (“Juegue bien, juegue mal, Matiocco cardenal” suelen decir sus seguidores) pero éste se encuentra en la grada debido a una lesión que le ha apartado del partido más importante de la temporada. Así que será otro compañero el que patee desde los once metros. Desde la responsabilidad que le otorga el hecho de ser el capitán, Bruno Toravia, el central más duro de la liga, se dispone a lanzar. Mira al cielo y se santigua. Se dice para sí mismo que no tomará la decisión de hacia dónde disparar hasta que no llegue a contactar con él balón. El árbitro pita, corre hacia la pelota, levanta la pierna y...

 

Dejemos a Bruno congelado unos momentos en su camino hacia el infierno o la gloria.

 

Justo en este instante, Bruno ya ha tomado una decisión. Va a disparar a la derecha del portero. Pero el todavía no lo sabe pues la consciencia tarda 120 milésimas de segundo en enterarse de lo que se ha cocido en el cerebro. Lo que quiere decir que Bruno cree estar dudando cuando lo cierto es que ya ha elegido. Los porteros suelen tirarse también en el momento previo a que el jugador toque el balón cuando les disparan desde el punto fatídico, por lo que en este preciso momento su cerebro está mandando la información necesaria para que sus piernas comiencen a despegarse, iniciando un salto hacia su izquierda sin que él sepa todavía cual ha sido su elección. Así que en los cerebros de ambos jugadores está ya el resultado del partido y por tanto el de la “Clericus Cup”, pero ellos ni lo sospechan.

 

Volvamos a darle al “play”. Lo que queda ahora ya lo saben. Toravia chutará, el cancerbero iniciará un vuelo inútil y el balón recorrerá los once metros. Los que allí se encuentran no darán nada por sentado hasta que el balón cruce la línea, lo que Javier Marías llama “el tiempo indeciso”, el momento en el que lo que va a ocurrir todavía no ha ocurrido, cuando lo inevitable tiene alguna posibilidad de no ser. Pero lo que no sabe Marías es que ya ha sido y que tanto él como el resto son sólo espectadores de una ficción que ya ha pasado y que Alea jacta est, se pongan como se pongan.

 

Salvo ayuda divina proveniente de 120 milisegundos en el pasado, of course.

Gran Concurso "Mundo 4d"

Premio de un chalet en Torrevieja para quien lo resuelva.

La solución en próximos días.

 

www.supuzzle.com

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ajedrez y el CI. Por Tostadora.

Ajedrez y el CI. Por Tostadora.

El ajedrez está considerado el deporte mental por excelencia. Se asume que un buen jugador debe aunar en alto grado cualidades como inteligencia, visión espacial, capacidad de cálculo e imaginación. Es decir, consideramos a los Grandes Maestros (aquellos jugadores que en el ranking de la Federación Internacional de Ajedrez –www.fide.com- alcanzan una marca superior a 2600 puntos ELO) como personas con un alto CI. Por ejemplo, Bobby Fischer, el carismático campeón estadounidense, tenía una puntuación en los tests de inteligencia cercana a los 200 (una persona normal ronda los 100 y un superdotado los 130-140), Garry Kasparov, no bajaba de los 190 en ninguno, y la joven estrella noruega Magnus Carlsen -16 años y uno de los diez mejores jugadores del mundo- parece acercarse a esos registros mientras Einstein no pasaba de 185.

 

Sin embargo, en un estudio realizado por Michael Atherton y Xiangchuan Chen, descubrieron al analizar a varios jugadores de ajedrez que las zonas cerebrales que se activaban eran “las relacionadas con la atención, la percepción espacial y la rotación mental de objetos” (Javier Sampedro dixit) pero que las implicadas en el análisis inteligente permanecían apagadas, “durmiendo en el sueño de los justos” (Javier Sampedro dixit again). Entonces, ¿no es necesario ser inteligente para ser buen jugador de ajedrez? Es cierto que las cualidades necesarias para ser un Gran Maestro tienen más posibilidades de encontrarse en una persona con una inteligencia potente que en otra que no sepa no sepa hacer la “o” con un canuto (dependiendo del tamaño del canuto a lo mejor yo tampoco podría hacer la “o”), pero el no tener un alto CI no excluye per se a las demás.

 

¿Qué significa todo esto? Pues que el ajedrez, al ser competitivo, se basa mucho más de lo que podría parecer en habilidades que no son estrictamente intelectuales. Egeria me dijo una vez, respecto al enfrentamiento entre Deep Blue y Kasparov, que “una máquina es mucho peor que el ser humano en lo que se refiere a sentido común pero compensa este defecto con una potencia de calculo miles de veces mayor. Pero en lo que es incuestionable es que el ser humano mejora a las máquinas en la capacidad de ponerse nervioso, dudar y sentir presión”. Entonces, cuando se enfrentan dos humanos, el que domine estas capacidades mejor que el adversario tendrá una gran parte de la partida ganada.

 

Hay una anécdota que resulta muy útil para mostrar esta conclusión. Cuando Bobby Fischer tenía 15 años se enfrentó en un torneo al ex campeón del mundo MijailTahl. En un momento de la partida Fischer, en vez de mover y anotar la jugada realizada la escribió directamente en su libreta y se la mostró a Tahl cde forma arrogante. Tahl sonrió, se levantó de la mesa y se fue a comentar con algunos ajedrecistas lo ocurrido. Fischer pudo observar que su adversario rompió a reir mientras le miraba, por lo que decidió borrar lo escrito y hacer otra jugada. La partida terminó con la derrota del joven Bobby, a lo que Tahl preguntó:

 

-¿Por qué no hiciste aquella jugada?

-Porque vi que te estabas riendo cuando se la comentabas a los demás.

-Lástima. Habrías ganado.

 

 

Los pezones más grandes del mundo. Por Tostadora.

    El contador que tenéis arriba a la izquierda lleva presidiendo este blog cuatro dias.  Por muchos es sabida mi afición a las estadísticas, mi pasión por contarlo todo y numerarlo. Puede que este hábito haya nacido en mí en contraposición al habitual desorden en el que vivo (y a veces sobrevivo). Ya que soy incapaz de mantener en orden cualquier cosa, puede que necesite satisfacer esa necesidad registrándolo todo. Saber lo que existe aunque no sepa dónde. Por lo que no me podía contentar únicamente con saber cuántas personas han entrado en esta página.

 

    Ese contador registra las visitas, pero yo tengo acceso a una gran cantidad de estadísticas y registros. Lo único que no puedo saber es la identidad del visitante, pero sí si el que enlaza con esta página tiene tal o cual resolución de pantalla, si utiliza Windows u otro sistema operativo, si se encuentra en España o si tiene las “cookies” activadas. Un porrón de datos que podrán ser más o menos valiosos pero que al menos satisfacen mi curiosidad.

 

            Pero hoy ha pasado algo extraño. Bueno, no sólo extraño sino tambien inquietante. Una de las cosas que puedo saber es si entráis aquí poniendo la dirección directamente desde el navegador o desde otro enlace alojado en cualquier otra web. Y al revisar esta mañana los datos, he podido comprobar que un internauta ha entrado desde Google. No sería excepcional si no fuera porque su búsqueda era la de “los pezones más grandes del mundo”. Y he aquí que he comprobado que cualquiera que escriba eso en Google verá como ¡tercera! página recomendada “Un mundo en 4d”.

 

            Lamentablemente he de comunicar a este pobre usuario que aquí no tenemos noticias de semejantes pezones, muy a nuestro pesar. Pero que nosotros nos embarcaremos en tan magna empresa con él. Porque si hay algo que me apasione, después de las estadísticas por supuesto, es un pezón como Dios manda.

 

            Seguiremos informando.

 

           

 

 

¿Sueñan los androides con la resurrección? Por Tostadora

¿Sueñan los androides con la resurrección? Por Tostadora

Cuando uno se atiborra de barbitúricos y anfetaminas, se puede llegar a pensar que es muy fácil acabar vendiendo en una novela (Ubik) la resurrección en forma de spray... Pero, para Phillip K. Dick, la ciencia ficción fué siempre su medio, no porque estuviera colocado la mayor parte del día, sino porque era en el que mejor podía desenvolver su extraña imaginación.

La pregunta de su vida siempre fué: "¿Lo que veo es real?" o "¿Soy yo real?". ¿Cómo podemos saber si somos lo que somos o simplemente estamos programados para serlo? ¿Que diferencia hay? Pues que una cosa es ser y otra parecer, que diría mi abuelo -¿que abuelo no lo dice?-.

Por esto, Dick, acaba ofreciendo personajes dispuestos a creer en algo. Porque al llegar a las preguntas anteriores, si la realidad fuera un ilusión colectiva, la única opción que le queda al ser humano es creer, aferrarse a algo y no soltarlo, porque si lo perdemos estaríamos desapareciendo nosotros mismos, nuestra ideentidad, haciendo que la voz que suena dentro de nuestra cabeza nos pareciese, cada vez, un poco más extraña e irreconocible. Sospechando de ella. Y temiéndola.

Comentario de Sideria, sobre Cortázar.

Comentario de Sideria, sobre Cortázar.

(...) Lo comparo con el mejor Cortázar y sus instrucciones. Como muestra:


"INSTRUCCIONES PARA LLORAR Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos."

Manual para la corrección vital y espiritual: Rezar. Dibujado por: Manuel Casares

Manual para la corrección vital y espiritual: Rezar. Dibujado por: Manuel Casares

Rezar: (del lat. recitare) tr. Dirigir a Dios o a personas santas oraciones de contenido religioso.|| 2. Coloq. En un escrito, decir o decirse algo.

Un Mundo en 4D & La Tostadora

Un Mundo en 4D & La Tostadora

Desde hoy ya es oficial. El blog "Un Mundo en 4D" pasa a formar parte de "La Tostadora", asociación cultural sin ánimo de lucro.

Cómics, Tebeos e Historietas aviñetadas. Por Tostadora.

Cómics, Tebeos e Historietas aviñetadas. Por Tostadora.

He aquí una pequeña lista para los que quieren adentrarse en el mundo del cómic y no saben por donde empezar.

 

Tiras cómicas:

-"Calvin y Hobbes" de Bill Watterson: Viñetas sobre un niño de seis años y su mejor amigo: un tigre de peluche al que le gustan los bocatas de atún.

-"La parejita" de Manel Fontdevila: La lucha contra las hipotecas, los contratos basura y los restos de pizza del frigo.

-"Tato" de Albert Monteys: Tratado de cómo sobrevivir cuando tus padres te han echado de casa, sin tener estudios, sin trabajo pero con más cara que espalda.

-"Para ti que eres joven" de Fontdevila y Monteys: Popurrí.

-"Zits" de Borgman y Sott: La adolescencia, los granos y la ilusión de ser una estrella de rock.

-"Que presente impresentable" de Quino.Popurrí.

-"Sobre Ruedas" de Cappa y Pezzi (Ediciones Autobombo): El mundo visto desde una silla de ruedas.

 

Cómic clásico europeo:

-"Blacksad" de Guarnido: Historias de cine negro, protagonizadas por un gato negro.

-"El Gran Visir Iznogud" de Goscinny y Tabary: Como ser califa en lugar del califa. Guiones para adultos del creador de Astérix.

-"El Clic" de Milo Manara: Cómic erótico.

-"Corto Maltés" de Hugo Pratt: Aventuras alrededor del mundo con uno de los personajes más carismáticos de la historia del tebeo.

 

Novela Gráfica:

-"Watchmen" de Alan Moore: Superheroes luchando contra el fin del mundo y, aunque parezca imposible, nada típico.

-"From Hell" de Alan Moore: Ensayo (si, si, ensayo) sobre Jack el Destripador.

-"V de Vendetta" de Alan Moore: Una sociedad totalitaria a la altura de "1984", "Un mundo feliz" o "Farenheit 451".

-"Sandman" de Neil Gaiman: Una historia sobre el señor de los sueños, Morfeo, y sus hermanos: Muerte, Destrucción, Delirio, Desespero, Deseo y Destino.

-"Maus" de Art Spiegelman: El Holocausto contado por gatos y ratones.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Seda, Alquimia e Idiotas Geniales. Por Egeria.

Seda, Alquimia e Idiotas Geniales. Por Egeria.

 

Hace poco empecé y, no sé cómo, terminé "Seda" de Alessandro Baricco. La compré, simplemente, por mi afición a la historia japonesa al ver que trataba sobre un comerciante de huevos de gusano de seda que tiene que ir a Japón a por ellos debido a una plaga que afecta a los que antes conseguía en oriente próximo.

 

De historia japonesa no obtuve nada decente. De literatura, tampoco. La originalidad del libro: nula. Al final es una historieta más sobre alguien que encuentra su paz interior viajando y descubriendo perogrulladas en lugares exóticos orientales o árabes.

 

Por desgracia, no leí las palabras con las que el autor presentaba el libro antes de ponerme con él. Dicen, más o menos, que su obra no es una novela. ¡No, no! Ni siquiera un cuento. ¡Dios mío! Entonces... ¿¡Qué será!? Es una historia. Ahhhh, vale, vale. Ya puedo dormir tranquilo.

 

Y es que, todas estas "historias" de pseudopsicólogos, psicomagos y autodefinidos idiotas geniales nunca son lo que en mi tierra llamamos novelas. Siempre son una "búsqueda", un "caminar sobre el filo de la conciencia humana", un "viaje a través de los entresijos del universo", un "(pon aquí lo más pedante que se te ocurra)", etc.

 

Si alguien se encuentra con alguna de estas historietas y, de verdad, siente que ha descubierto algo (me encantan estos "algos" tan espirituales), que sepa que ha llegado a un punto de no retorno. Ya está lo suficientemente discapacitado como para descender un peldaño más en su búsqueda de auto-desconocimiento y empezar con autoayuda genuina del tipo "Más Platón y menos Prozac".

 

Como a nadie le gusta que le den gato por liebre y, mucho menos, autoayuda "new age" por literatura os pongo a los autores de esta calaña que, por desgracia, me he ido encontrando (si encuentro más, iré actualizando).

 

Paulo Coelho - Un auténtico pionero. Todavía tiemblo cuando me mencionan la palabra "alquimia".

 

Jorge Bucay - Este es el que puede ser, a veces (pero sólo a veces, ¿eh?), un idiota genial. Me reiría si no es porque tengo un escalofrío muy incómodo en la nuca.

 

Alejandro Jodorowski - Psicomago. Pero psicomago de los buenos, que en todo hay niveles.

 

Alessandro Baricco - Contador de historias. No de cuentos o novelas. ¡Vaya a ser que me tomen por escritor!

Lo insoportablemente leve, la anorexia existencial y otros problemas con la báscula. Por Tostadora

Lo insoportablemente leve, la anorexia existencial y otros problemas con la báscula. Por Tostadora

Milán Kundera define la insoportable levedad del ser en su obra homónima como el hecho de que la existencia es liviana pues ésta se produce solo una vez. Que cualquier barbarie o genialidad humana quedará dilapidada por el propio peso -y paso- del tiempo. No es lo mismo que Robespierre aparezca una vez en la historia para cortarle la cabeza a los franceses que si lo hiciera periódicamente, dice. El ser es en sí liviano, continúa, porque nada de lo que hagamos tiene realmente importancia. Puede que la tenga para algunos seres humanos en un momento concreto pero para el resto de la humanidad, que ha existido, existe o existirá, no tendrá ninguna repercusión. De hecho yo no duermo peor porque alguien guillotinara a  la plebe en el siglo XVIII. Y los temas que ahora ocupan algo de nuestro tiempo y conciencia -sin “s”- no existirán en la cabeza de nuestros descendientes dentro de un siglo o dos. Eso los importantes: los del tipo 11-S o las derrotas del Madrid; los demás no nos importarán siquiera mañana.

 

            No me pronunciaré en si estoy de acuerdo o no con la afirmación del escritor checo. Quizás tampoco le importe a nadie, pues mi opinión, como mi propio ser, es liviana, inodora e insípida, por lo que desde una perspectiva filosófica apenas tendría sentido pronunciarla. Pero desde el punto de vista de la Física es otra cosa. El tiempo se curva hasta morderse la cola (con perdón). Por lo tanto Robespierre cortará cabezas eternamente y el Madrid jugará fatal y alineará dobles pivotes de contención hasta la saciedad. ¿Qué opináis pues, bloggies de 4d´s? ¿Somos livianos y etereos o, por el contrario, nuestra existencia es realmente importante por el hecho de que se repita? ¿No seríamos iguales de livianos o pesados ocurra un hecho una vez o cien, ya que proporcionalmente ocurriría exactamente durante el mismo tiempo?  

 

Demostrad que pesáis -y pensáis- y participad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres