Blogia
Un Mundo en 4D

Siglo III a.C: ¿Quiénes son los púnicos? Cáp. II.V de III. Por Tostadora

Siglo III a.C: ¿Quiénes son los púnicos? Cáp. II.V de III. Por Tostadora  

-Veamos ¿Quién sabe por qué los enfrentamientos entre romanos y cartagineses han pasado a la historia con el nombre de "Guerras Púnicas"?

-Profe, profe, yo...

-A ver Miguelito, dime.

-Pues se llaman "púnicas" porque los cartagineses son "púnicos".

-¿Y qué es un "púnico", Miguelito?

-Pues... eh....esto... mmm... ¿Uno de Cartago?

-Ay-suspiró el recién licenciado-, que duro es ser profesor de educación especial.

-Profesor, los de educación especial están en la clase de enfrente, esto es 2º de ESO.

-(Eso es lo que os hace creer el estado, pequeños bastardos...) Ejem, si, disculpad mi pequeño lapsus. Pues, como iba diciendo, antes de que el oligofrénico de vuestro compañero me sacara de mis casillas... La palabra "Púnico" proviene del griego "Phoinikoi", término que utilizaban los helenos para denominar a los fenicios. Aunque algunos ineptos mentales, como los que conforman la propia RAE -qué se puede esperar de un grupo que tiene entre sus filas a un escritor cuya documentación histórica para sus novelas la realiza su hija de 14 años-, insinúan que realmente su origen es latino. Pero bueno, si tuviera en cuenta todas las estupideces de semejante calibre entonces escucharía a mi mujer.

"Phoinikoi" es el fruto de la palmera, el dátil. Los fenicios se asentaban en la zona de las actuales Israel y Palestina, muy rica en estos frutos. Así que los griegos conocían a los que allí vivían como "dátiles".

-Profe, profe, -dijo Miguelito- ¿puede ser que les llamaran "dátiles" porque los de esa zona eran "renegríos" ?

-¡Albricias, albricias! ¡Una conexión neuronal en secundaria! Es el día más increíble de mi vida, Miguelito. Estoy a punto de considerarte como un ser superior a un australopitécido. Dios mío, estoy TAN emocionado...

-Profesor, Miguelito se ha quedado dormido encima de los apuntes con los ojos abiertos y le sale sangre por la oreja.

-Marcos, deja a Miguel que descanse. Se lo tiene merecido. Continuemos. Ya sabéis que los púnicos eran los fenicios. Pero los fenicios no se llamaban a sí mismos fenicios. El espacio que habitaban se llamaba Canaan y el nombre con el que se denominaban era el de "cananeos".

-Pero profe, ¿entonces por qué los llamamos fenicios? -dijo Marcos-.

-Buena pregunta, Marcos. Te voy a poner un positivo. Pues es muy sencillo, los latinos adoptaron el término griego "Phoinikoi" y lo transformaron en "Phoenicius". Os recuerdo, pequeños bastardos, que el sonido "Ph" se pronuncia como "F" aquí. El castellano proviene del Latín ergo "foenicius" derivó en nuestro idioma como "fenicio".

-Ohhhhh -la clase soltó un murmullo de admiración-.

-¡El profe ha hecho magia! -gritó Marcos- ¡Ha convertido una palabra en otra!

-No, Marcos. No es magia, es evolución. Un término que desconocéis porque tal vez vuestros genes no hayan sufrido semejante fenómeno en generaciones. Es lo que tiene la endogamia.

Sonó el timbre que indicaba el final de la clase.

Riiiiiiingggggg

-Profe, no he entendido casi nada pero me ha gustado mucho la clase de hoy y creo que a Miguelito también. Es una pena que ahora no pueda hablar para decírselo.

-Me alegro Marcos. Es posible que durante unas horas te duela la cabeza. No te preocupes, es normal, no estais preparados para esto.

-¿Preparados para aprender?

-No. Preparados para pensar.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

noemi diaz tejeda -

GENIAL!!!!, TEXTO CON SABIDURÍA Y HUMOR DE UNA MENTE "BAÑADA" DE CONOCIMIENTOS.-

Tostadora -

Ah, un último apunte. Cito lo que ya cité en un artículo de este blog en el que narraba mis peripecias al leer el "Ulises":

"Irlanda es el único país que no persiguió a los judíos. Nunca los dejaron entrar."

Joyce

Obviamente aquí Joyce ha realizado un aforismo ingenioso-humorístico sobre las persecuciones que el pueblo judío ha sufrido a lo largo de la historia. Es decir, se permite bromear (más bien frivolizar) sobre los genocidios a los semitas.

¿Ahora qué hacemos?

Tostadora -

Pido disculpas porque me he equivocado y he mandado el último comentario sin corregir (lo tenía corregido pero he pegado el borrador escrito de un tirón), por lo que hay frases que son de difícil comprensión por sí solas, aunque confío que el contexto ayude a descifrar las partes más ininteligibles.
Aunque por otra parte no creo que hubiera escrito lo que he escrito si la gente entendiera el contexto que les rodea.

Tostadora -

Pues sí que ha tenido recorrido este artículo. Respondo con un par de años de retraso, para futuros navegantes.

1-.He de aclarar que ningún niño fue insultado durante la realización de este artículo. Es lo que tiene la ficción. Aunque la narración haga parecer la escena tan viva realmente nunca ocurrió y fue una simple ficción.

2-. Es posible que yo tenga mal gusto pero eso apenas es relevante por lo que supongo que si Ana Rosa hace hincapié en ese detalle no es de forma baladí, sino que lo que realmente quiere decir es que el tratamiento es "inmoral". Ante la policía del buenpensamiento tengo derecho a guardar silencio, aunque me gustaría citar aquellos ejemplos a los que sigo su rebufo y hacen exactamente lo mismo (eso sí, con más ingenio, pero su supuesta "inmoralidad" es semejante si no superior) pero la lista sería interminable, pero me atrevería a decir que todos los que son considerados grandes humoristas o cómicos han tocado temas que serían considerados tabú por Ana Rosa (Billy Wilder el primero y se le tiene universalmente por genio bienintecionado). De hecho se me ocurre que apenas existe humor que no tome un tema peliagudo o grave o donde aparezcan situaciones y personas que sufren profundamente.
Pienso en Chaplin y su vagabundo y el humor que reside en la pobreza (¿acaso es divertido ver a alguien comiéndose los cordones de sus zapatos por hambre?), pienso en Clint Eastwood y sus personajes racistas, Ricky Gervais y los niños con cáncer, en Billy Wilder y la trivialización de la prostitución y los proxenetas en Irma la Dulce, en los Goonies y Verano Azul cuyo objeto de mofa en ambas es un niño gordito que hace gracia precisamente por eso, por ser gordito, en Los Simpson y la cantidad chistes sobre la homosexualidad y la pluma, en las miles de películas con bromas sobre asesinatos (¿acaso es eso gracioso, reírse de las víctimas de un homicidio?), en Sábato y sus ciegos, en Woody Allen y sus chistes sobre judíos y todas las religiones, en Downton Abbey donde Maggie Grace es usada como contrapunto cómico por su esnobismo, racismo, clasismo y todos los "ismos" que a uno se le ocurran, Tarantino con sus "negro de mierda" y violencia divertida, Cervantes y su constantes chanzas basadas en los sufrimientos de alguien que no está en sus cabales, en Forges (uno de los artistas más comprometidos con el feminismo y la causa gay que hay en España) y sus viñetas sobre mujeres gordas y gays plumíferos. En fin, un sinfín. Observen a su alrededor y díganme cuántas comedias no se ríen de alguna forma de enfermedades o situaciones que de no darse en la ficción serían terribles (de hecho están echando ahora mismo en NEOX "Cómo conocí a Vuestra Madre" y hay un gag que versa sobre cómo uno de los protagonistas le quita un taxi a un señora embarazada que luego es atropellada por el propio taxi.
¿Es divertido? Pues sí, lo es, porque es ficción, y sabemos que nadie resulta herido realmente y por tanto las reglas cambian respecto a la realidad. Y al no haber consecuencias somos capaces de observar lo absurdo que se desprende de la situación, o de disfrutarla. Como en esas películas donde deseamos que el protagonista mate a otro (tenga motivos "éticos" o no), pero jamás estaríamos de acuerdo de ocurrir en la vida real. Como dice Thomas de Quincey tras recibir exactamente las mismas críticas que aquí han sido vertidas por su "El asesinato como una de las bellas artes" , y que consideraban su libro humorístico sobre el tema como de "mal gusto": "Una vez que ya hemos dado lo suficiente a la moralidad, y hemos hecho todo lo posible para evitar que algo no deseable ocurra, es la hora del deleite: si es imposible sacar nada en limpio para fines morales, tratemos el caso estéticamente y veamos si conseguimos algo", donde con "estéticamente" se refería a estudiar si el asesinato era cuando menos interesante desde el punto de vista estilístico y artístico, presunción con la cual pretendía ser cómico. Esas críticas fueron comunes en el siglo XVIII pero se superaron ya en el XIX cuando todo el mundo entendió que era simplemente una broma y las críticas se hicieron basándose en lo divertida o no que pareciera esa broma. Eso era entendido hasta estos inefables días de corrección política, donde hemos vuelto al siglo XVIII en muchos aspectos, parece ser.

3-. Una vez declarada mi posición a favor del humor "inmoral", he de decir que he argumentado como si lo que escribió Ana Rosa tuviese sentido pero sencillamente estuviera equivocada, pero he aquí un giro de tuerca: Su crítica no tiene razón alguna de ser.
Me explico, el (supuesto, siempre supuesto) humor del artículo no se encuentra en la flagelación de niños con minusvalías. Lo que ha ocurrido en el cerebro de Ana Rosa es lo siguiente: Ha unido el hecho de que es un artículo en tono de comedia con que aparece una referencia a discapacidades psíquicas. Con lo que las sinapsis se le han acelerado y se le ha escapado su comentario sin haber reflexionado previamente, es decir, ha mirado pero no visto, ha sentido pero no pensado y, así, inconscientemente, ha llegado a la conclusión de "se ríen de las minusvalías, qué cabrones". Pues no, de lo que todos nos reímos es de haya un profesor tan trastornado dando clase, de la situación que semejante individuo tan atildado y repelente, vanidoso y prepotente, vive en una clase normal de secundaria. Bueno, nos reímos de eso y de que a Miguelito le dé un ictus por pensar, de lo poco acostumbrado que está. Que yo sepa son dos situaciones estereotípicas en el humor: una es sobre la persona que considera que su talento está desaprovechado en el trabajo que realiza y la otra es la de aquel que cuando tiene que usar los sesos se ve en serias dificultades para llegar a buen puerto o le acarrea problemas físicos (el Manolito de Mafalda le sonará a todo el mundo). Ahí está el chiste, claro que, teniendo que explicarlo tanto, me parece que ya ha perdido toda la gracia que pudiera tener. Nadie creo que se ría en la historia de un retrasado, discapacitado, disminuido, minusválido o como quiera llamárselos (adjuntaría un artículo de un conocido escritor de la RAE sobre los eufemismos, pero me parece demasiado).
Y esto es algo que me molesta sobremanera: el recibir recriminaciones de algo que ni siquiera existe porque alguien ha decidido teclear antes que obesevar. Normalmente es a esto lo que llevan los prejuicios y los prejuiciosos más peligrosos son los de la policía del bien pensar, porque ni siquiera sospechan que lo son.

4-. Angelitus, no entiendo tu crítica. Nadie ha dicho que yo sea profesor. Pero de serlo, no me hagas partícipe de lo que dicen los personajes de una ficción, porque no son yo. Si nos pusiéramos así, no podríamos tratar con ningún actor, escritor o guionista pues en toda historia inventada suele aparecer personajes nocivos o detestables, cuando no asesinos, proxenetas, violentos y demás. Eso no significa que representen a quien los escribe o representa. Es tan pueril esa idea que me parece increíble tener que escribirla.

5-. Por supuesto puedes hacer lo que desees, pero veo una niñería que si has conseguido información interesante, Angelitus, dejes de hacerle caso simplemente porque hay aspectos en los que no estás de acuerdo conmigo (o aunque te parezca detestable). Es una niñería semejante como aquellos infantiloides que no escuchaba a Wagner porque Hitler se declaró admirador suyo, o no hacerle caso a tu profesor cuando te dice que América fue descubierta en 1492 simplemente porque te cae mal. Deducir que lo primero no vale porque ocurre lo segundo es una inferencia en la que no incurriría nadie de educación especial siquiera. Aunque quizás sí un adolescente.

6- Guste o no, los niños de educación especial tienen problemas de aprendizaje y por lo general tienen más problemas de comprensión que el resto. No creo que tenga gracia que un niño discapacitado mentalmente no entienda la etimología de "fenicio" y "cartaginés", lo que sí es absurdo (y por tanto es susceptible de ser cómico) es que alumnos sin problema alguno sean incapaces de entender un texto o un razonamiento, cuando no ambas cosas, y que parezca constantemente que tienen un problema. Y además, creo, no es de recibo que si alguien piensa así (como nuestro sádico profesor) mostrar sus ideas de forma tan poco natural. ¿Qué esperáis? ¿Qué alguien tan detestable se comporte como una balsa de aceite y sea comprensivo con sus pupilos? Y en todo caso, de poder darse el caso contrario a lo que defiendo, citaré a Tolstoi: "Todas las familias felices se parecen, pero las desgraciadas lo son cada una a su manera". Es por eso que en la ficción aparecen sin cesar comportamientos deleznables y necesariamente reprochables: no hay historia alguna en lo feliz y lo dulce, es aquello que es terrible lo que ofrece una realidad poliédrica y diferente y por ello es lo que merece ser contado, para poder entenderlo mejor y porque es lo que nos habla de lo que no sabemos que sabemos.

7-. Y por último: el único límite del humor o el que es repulsivo es aquel
que tiene como objetivo dañar o herir, lo que no ha sido mi caso. Mi artículo puede haber sido más o menos gracioso, más o menos acertado, muy o poco ingenioso, pero en ningún momento lo escribí con un fin negativo. Y creo que en estos casos se debe ser más indulgente. En el peor de los casos es una broma que no ha hecho gracia a algunos, pero no está tan fuera de lugar como para no haber divertido a un grupo significativo (como sí ocurre con alguno chistes en según que contextos, donde nadie suele verles la gracia o como mucho algún adulador pasajero).

angelitusalbicans -

Utilizar el insulto el desprecio la burla y la denigración del otro no es la mejor forma de enseñar...yo he visto datos que me interesantes en el articulo pero no los tendré en cuenta...me buscaré otra fuente que no me los arroje desde el olimpo...pobres crios si de verdad eres profesor tio!!

Ana Rosa Abejón Calleja -

Pues a mi me ha parecido de muy mal gusto utilizar la educación especial y en consecuencia a los alumnos con discapacidad o con dificultades de aprendizaje, como recurso humorístico.

Anónimo -

Tostadora, enhorabuena!!!
Ha sido muy divertido e ilustrador.He entrado en tu blog por casualidad y espero ver muchos más.
Gracias por compartir tus conocimientos con esta pandilla de ignorantes y por hacerlo con esa perspectiva tan divertida.

Nike Shox Shoes -

Your weblog is so cool that I like it particularly a lot. As everyone understands respect is essentially the most important among people's life. Only respect every other to have along effectively and I think that leaving one's opinion is known as a behavior of respect.

lucifer -

un poco fuerte no? xD
pero muy bueno

Miguelita -

jajaja, Me ha encantado el texto y me ha aclarado todas mis dudas sobre los púnicos.

Lo que me preocupa es que me siento como Miguelito XD

Anónimo -

que son veritablemente los púnicos, no comprendo nada...

Tostadora -

Querido florencio, este es el caso de una tostadora masculina... Pero se agradece tu comentario y te esperamos en la nueva página de "Un mundo en 4d": http://unmundoen4d.blogspot.com

Florencio -

Hola,
Soy alumno de primero de bachillerato por la rama de humanidades. Y como estudiante de las lenguas clásicas he estado investigando sobre las distintas divisiones de Hispania a lo largo de la dominación romana. Y después me topé con esta página buscando ampliar mis conocimentos sobre el asentamiento "Púnico" en Gades. Bueno, todo esto es para decir que me ha encantado el texto, es la forma más amena y divertida que he conocido para explicar quiénes son los púnicos, ha conseguido hacerme reir a carcajadas. Enhorabuena a la autora.

SideriÄ -

Éste es, sin duda, el escrito que más me ha gustado. Lo he disfrutado muchísimo -puede ser que como venganza secreta de ser profesora en esas clases en las que piensas lo mismo que NUestro Ilustre Profesor pero en las que tienes que limitarte a sonreir, pestañear, respirar y hablar como para individuos de un "especie inferior" (sólo escribirlo me duele; y es que también se les coge cariñito). Ha sido genial y, como petición especial, me encantaría seguir asistiendo a alguna que otra clasecilla por el estilo. Me sentiría TAN resarcida...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres